Los grandes pintores belgas

Van-Eyck,Lam-Gods,Sint-Baafskathedraal (c) LukaswebVan-Eyck,Lam-Gods,Sint-Baafskathedraal © Lukasweb En cada importante época de la historia del arte hay como mínimo un conocido artista belga. Los primitivos flamencos, y en particular los pintores Rogier Van der Weyden y Jan Van Eyck, contribuyeron en gran medida al arte de la baja Edad Media. Entre las obras maestras de Jan Van Eyck figura “La Adoración del Cordero Místico” con sus colores vivos, sus detalles precisos y su representación de la naturaleza y la geometría. Otro cuadro emblemático es “La Virgen del canónigo Van der Paele” (1436, Brujas, Museo Groeninge) con un tema recurrente en los cuadros flamencos, es decir, la representación de símbolos religiosos en la vida cotidiana.

El siglo XVI marca la presencia de dos grandes artistas: Pieter Bruegel el Viejo y Peter-Paul Rubens. Conocido por su atención al detalle, Pieter Bruegel el Viejo se distingue con sus paisajes y sus escenarios campesinos ricos en simbolismo y alegorías. Una de sus muchas obras maestras, “La Serie sobre los Meses” definitivamente resulta familiar. El precioso “Paisaje invernal con patinadores y trampas para aves” (1565) y el brillante cuadro “La Caída de los ángeles rebeldes” (1562) están expuestos en el Museo Real de Bellas Artes en Bruselas. Otro ejemplo es “Dulle Griet” (1561), mejor conocido como “La loca Meg”. Este cuadro se encuentra en el Museo Mayer van den Bergh en Amberes. Peter-Paul Rubens está considerado uno de los mejores artistas de todas las épocas. Su estilo grandioso y dramático con formas generosas y una gama de colores cálidos y vivos le convirtieron en uno de los fundadores del estilo barroco. Muchas obras maestras de Rubens se sitúan en la Rubenshuis en Amberes.

James Ensor es sin duda uno de los artistas más notables del siglo XIX. Combinando su vanguardia y percepciones modernas junto con la herencia de Bruegel y Bosch, Ensor transforma la realidad en una crítica feroz hacia la burguesía utilizando en sus obras figuras macabras tal como esqueletos, máscaras y demonios. El cuadro monumental “La entrada de Cristo en Bruselas en el 1889” es un perfecto ejemplo del espíritu de Ensor. Este cuadro y varios de sus otras obras maestras se encuentran en la Casa Ensor en Ostende. Otro importante artista belga se llama Félicien Rops, cuyo estilo decadente fue elogiado por Baudelaire, Manet y otros artistas influyentes de aquel periodo, tal como Gautier y Mallarmé.

Belgian Artists © Peter Paul Rubens, Self Portrait, Rubens house Antwerpen ABC / Antoon Van Dyck, Portait of a man, KMSKA @ Lukasweb / Pieter Bruegel, Dulle Griet @ Mayer van den Bergh / Ensor, De gendarmen (SM160) DK

El siglo XX se caracteriza por la presencia de dos artistas renombrados: Paul Delvaux y René Magritte. Paul Delvaux fue influenciado por el arte metafísico de Giorgio de Chirico y pinta atmosferas hipnóticas y de ensueño, predominantemente con desnudos femeninos. René Magritte se conoce como el principal surrealista belga. Después de la Primera Guerra Mundial, muchos artistas se sienten desilusionados y quieren huir la realidad utilizando dimensiones alternativas tal como sueños, fantasías y la inconsciencia. Al contrario de otros artistas surrealistas y probablemente bajo la influencia de la figurativa tradición flamenca, Magritte no busca refugio en las alternativas dimensiones, sino que pinta sobre la vida cotidiana. Según el pintor, es exactamente aquí en la que la absurdidad de la existencia humana se encuentra. Magritte constata que la realidad misma es una ilusión y que cada representación de la realidad también es una ilusión (piensa en el famoso cuadro de la pipa que no es una pipa, nombrado “La traición de las imágenes”). Es la razón por la que sus obras demuestran una realidad absurda y perturbadora, cuando hombres con sombreros hongos esconden sus caras con enormes manzanas verdes y cuando paisajes de noche se iluminan con la luz del día. El Museo Magritte en Bruselas, que abrió sus puertas en el 2009, alberga la mayor colección de Magritte (con más de 230 cuadros) y recibió la visita de más de 1,5 millón de personas en los últimos 5 años. Magritte definitivamente es uno de los artistas más famosos en el mundo y un verdadero icono belga. Brussels Airlines se inspiró por sus obras para el diseño de uno de sus aerobuses A320. El diseño no solo es un homenaje al universo de Magritte, incluyendo elementos repetitivos de sus obras tal como las nubes y los pájaros, sino también es un homenaje a su filosofía. Los pasajeros tendrán la oportunidad de observar la realidad desde otro punto de vista, aunque sea solo para la duración del vuelo.

Descubre aquí nuestro nuevo avión Magritte >>

Magritte Duane Michals, Magritte Tipping Hat, 1965, Gelatin silver print. RMFAB, Brussels, inv. 12229. © succession of Michals Duane / Duane Michals, Magritte Coming and Going, 1965, Gelatin silver print. RMFAB, Brussels, inv. 12228. © succession of Michals Duane / Duane Michals, Triple Exposure of Magritte with Two Profiles, 1965, Gelatin silver print. RMFAB, Brussels, inv. 12231. © succession of Michals Duane


For the use of The Empire of Lights, 1954 : © Charly HERSCOVICI, with his kind authorization – c/o SABAM-ADAGP / For the concept of the buildingwrap: © GDF SUEZFor the use of The Empire of Lights, 1954 : © Charly HERSCOVICI, with his kind authorization – c/o SABAM-ADAGP / For the concept of the buildingwrap: © GDF SUEZEn los pasos de los grandes artistas belgas:

  • El Museo de Bellas Artes de Tournai alberga unas obras importantes de los primitivos flamencos. Ve a Gante (la Catedral de San Bavón) para las obras maestras de Jan Van Eyck, a Amberes (el Museo de Bellas Artes) y a Brujas (el Museo Groeninge).
  • Ciertas obras maestras de Bruegel se encuentran en el Museo Real de Bellas Artes de Bruselas, en el Museo de la ciudad de Bruselas y en el Museo Mayer van den Bergh en Amberes.
  • En Amberes se sitúa la Rubenshuis, en la que los artistas vivieron y trabajaron hasta el 1640. Aparte del magnífico edificio y los numerosos cuadros de Rubens, la colección también incluye obras de otros artistas famosos tal como Jacob Jordaens y Anthony Van Dyck.
  • Una importante colección de Ensor se sitúa en la Casa Ensor en Ostende y en el Museo de Bellas Artes en Amberes. En Namur se encuentra un museo dedicado a Félicien Rops y en Koksijde, en la costa belga, uno dedicado a Paul Delvaux.
  • La mayor colección de Magritte se expone en el Museo Magritte en Bruselas. Otros sitios importantes en su vida también se pueden visitar, tal como su lugar de nacimiento en Châtelet (Rue des Gravelles 95, 6200 Châtelet), donde aprendió a pintar y donde tuvo lugar su primera exposición. El río Sambre, cerca de su casa natal, es el sitio donde se ahogó su madre cuando él tenía 14 años. Después de haber vivido unos años en París, Magritte volvió a Bélgica con su esposa Georgette para instalarse en Jette (Rue Esseghem 135). La pareja vivió 24 años en esta casa, en la que aún siguen dispuestos muchos objetos y obras personales. La casa también sirvió como sede de los surrealistas belgas pero muy a menudo también quedaron en el café "La fleur à papier doré" (Rue des Alexiens 53). El café sigue abierto hoy en día y organiza cada mes noches de poesía. En el 1954, Magritte decidió mudar a Schaerbeek, a vivir en Rue des Mimosas 97, donde vivió hasta su muerte en el 1967.


¿Estás listo para descubrir lo mejor del arte belga? ¡No esperes más y reserva tus billetes ahora!

book_now_blue