El espíritu navideño de Bélgica

En Bélgica, hasta el Grinch más verde lo encuentra difícil no participar en el espíritu navideño. Desde la ciudad más grande hasta el pueblo más pequeño, las calles belgas estarán decoradas con cadenas de luces y decoraciones festivales. Aquí, la temporada navideña es un tiempo para pasar en familia o para celebrar en una fiesta excitante.

¿Estás buscando consejos y sugerencias en cómo celebrar Navidad en Bélgica? Puedes contar con nosotros.

ChristmasInBelgium©istock

Tradiciones navideñas en Bélgica

¡Bélgica no tiene uno, sino dos personajes navideños! En Bélgica, San Nicolás y el Papá Noel son dos personajes distintos. El día de San Nicolás se celebra el 6 de diciembre y es sobre todo una fiesta para niños. La noche anterior, los niños dejan zanahorias para el caballo de San Nicolás, y en algunas regiones también le dejan un vaso de cerveza a su ayudante Zwarte Piet (flamenco) / Père Fouettard (francés). Si se comportaron bien durante todo el año, recibirán por la mañana pequeños juguetes y dulces. La típica galleta de San Nicolás es la galleta spéculoos y está hecha con las mismas especias que se utilizan en el pan de jengibre. No obstante, los niños no son los únicos disfrutando de esta deliciosa galleta. También es el perfecto acompañante de una buena taza de café.

En Bélgica, la víspera de Navidad y el día de Navidad se pasan tradicionalmente con los familiares. Las familias se reúnen para hacer lo que los belgas hacen mejor: ¡disfrutar la buena comida! Una cena tradicional de Navidad en Bélgica consiste en una comida de tres platos con un plato principal de caza, asado o marisco. Un postre típico es el tronco de Navidad (kerststronk en flamenco / Bûche de Noël en francés), un bizcocho cubierto de chocolate y decoraciones para parecerse a un tronco de madera. Aunque la tradición americana, en la que el Papá Noel deja regalos debajo del árbol de Navidad en la víspera de Navidad, definitivamente se impone en las familias belgas, la mayoría sigue con la tradición de poner los regalos – para ser desenvueltos después de la cena o más tarde por la noche en el día de Navidad – debajo del árbol de Navidad sin ninguna referencia al Papá Noel. En el día de Navidad los belgas visitan la familia ampliada y los regalos se regalan en la hora del café.

Para los belgas, la Nochevieja es el momento para celebrar. La mayoría empieza por una cena con amigos o familiares seguida de una fiesta hasta mucho después de medianoche. La mayoría de los locales organiza una fiesta de fin de año y las grandes ciudades ofrecen conciertos al aire libre o fiestas en sus plazas principales, incluyendo muchos fuegos artificiales y un espectáculo de cuenta atrás. En medianoche, todos intercambian buenos deseos para el año nuevo con un mínimo de tres besos en las mejillas. El día de año nuevo se pasa tradicionalmente en familia o, dependiendo de cómo celebraste la noche anterior, en casa relajándose. En Flandes y en algunas partes de Valonia, los niños leen tradicionalmente para sus abuelos o padrinos una carta de año nuevo con buenos deseos, escrita a menudo en la forma de un poema. En cambio, reciben dinero para su alcancía. La mayoría de los niños habrán pasado mucho tiempo decorando su carta con la ayuda de sus padres o de su maestro.

En Bélgica, la temporada navideña tarda hasta el día 6 de enero, el Día de los Reyes Magos (Driekoningen en flamenco / La fête des Rois en francés). Los niños se visten como los reyes y van de casa a casa para cantar la canción “Los Tres Reyes”. En cambio, reciben monedas o dulces. Las pastelerías venden lo que se conoce como el roscón de Reyes (Koningentaart en flamenco / Galette des Rois en francés), un pastel de franchipán con una corona de papel encima. Adentro está escondida una pequeña sorpresa como un haba o una figurilla. El que encuentra la sorpresa llega a llevar la corona y está nombrado rey o reine para el día.

Mercados navideños en Bélgica

ChristmasMarketsInBelgium©Pieter-Jelle De Brue/©Tourist Office Bruges/©Antwerpen Toerisme & Congres


No hay ningún sitio mejor que los mercados de Navidad para disfrutar las delicias belgas. Todas las grandes ciudades belgas tienen un mercado con varios puestos de comida o tenderetes, donde puedes comer unos dulces decorados de forma festiva y platos sabrosos, junto con un chocolate caliente o un vino caliente. Todos los mercados tienen como mínimo un tenderete en el que puedes probar la ginebra belga, un licor fuerte hecho con bayas de enebro que existen en muchos sabores como, por ejemplo, sabor de fruta, vainilla cremosa y, por supuesto, ¡chocolate belga!

Como en Bélgica los mercados empiezan bastante tiempo antes de Navidad, son el lugar favorito de la población local para las compras navideñas. Puedes encontrar muchos regalos de Navidad, entre canastas navideñas, adornos hechos a mano y típicos recuerdos belgas tal como el delicado encaje de Brujas.

Además de comida y regalos, la mayoría de los mercados navideños también ofrece atracciones divertidas y eventos para los niños, tal como pistas de patinaje sobre el hielo, un establo de Navidad con animales vivos, el pueblo de Papá Noel o conciertos musicales. Cada mercado tiene su propio encanto, pero si visitas sólo uno, definitivamente podrás vivir la magia de Navidad.

Lista de mercados navideños
  • Invierno en Brujas
    Experimenta aquella agradable sensación navideña en el mercado de Navidad de Brujas. El mercado, con una pista de patinaje sobre hielo, es uno de los más pintorescos y dinámicos de Bélgica. Al mismo tiempo, también podrás descubrir el precioso centro histórico de la ciudad.
  • Winterland Hasselt
    Este agradable pueblo de invierno ofrece la mayor pista de patinaje sobre hielo de Flandes, la casa de Papá Noel y una noria gigante. Para los pequeños también hay un pequeño tren de Navidad. El ambiente acogedor del café al lado de la pista de patinaje supera el de los reconocidos mercados navideños en Alemania.
  • Las maravillas del invierno en Bruselas
    Las actividades navideñas tienen lugar en varios sitios en la capital. El mercado navideño tiene una pista de patinaje sobre hielo, una pista de trineo, una noria gigante en el mercado de pescado y una zona de comida deliciosa cerca de la Bourse/Beurs. Además de todo esto, la Grand Place está iluminada espectacularmente.
  • Lieja, la ciudad navideña
    El pueblo navideño de Lieja es el más antiguo y el más grande de Bélgica. Los dos cientos tenderetes te ofrecen los mejores productos locales y regalos únicos.
  • El mercado navideño de Namur
    Visita uno de los muchos tenderetes para auténticos regalos hechos a mano o deja salir al niño que llevas adentro en la pista de patinaje sobre hielo. Cada fin de semana las calles de Namur se animan gracias a los muchos conciertos, coros y las bandas de folclore.
  • El mercado navideño de Mons
    Déjate llevar al precioso mercado navideño a través de las luces festivales de Mons, donde tienen lugar eventos mágicos con duendes, caminantes de zancos y acróbatas.
  • Temporada invernal en Lovaina
    Pasea por uno de los mercados navideños más agradables del país, disfruta de un íntimo concierto navideño, saborea una cerveza de invierno o piérdete en las encantadores calles iluminadas con velas.
  • El mercado navideño de Gante
    Caliéntate las manos y el corazón con un vino caliente y disfruta de unos deliciosos tentempiés. Un variado programa musical animará el mercado navideño y los miércoles, los niños pueden pintarse la cara.
  • El mercado navideño de Amberes
    ¡Bienvenido en uno de los mayores mercados navideños del país! Camina por la ciudad para ver el mercado entero con tenderetes internacionales y no olvides la preciosa pista de patinaje sobre hielo.




¿Estás listo para disfrutar el espíritu navideño de Bélgica? ¡No esperes más y reserva tus billetes ahora!

book_now_blue